Ninfomania

 

¿Qué es la Ninfomanía?

La palabra Ninfomanía viene de ninfa y de manía. Las Ninfas en la mitología griega eran las deidades del bosque, de las aguas y del campo.

Se entiende por manía, una preocupación excesiva. Por lo tanto, se entiende por ninfomanía, a un apetito sexual exagerado de la mujer, el límite de lo normal no esta definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento conciente aun después de que el acto sexual ha sido ejecutado. O si el sexo tiene una influencia tan dominante que interfiere con otros aspectos de la vida diaria del individuo.

La ninfomanía o deseo sexual aumentado y compulsivo de la copula en las mujeres, debe de diferenciarse de la “promiscuidad”, la cual implica un pensamiento deliberado hacia actos sexuales, con o sin deseo sexual o placer.

A la hipersexualidad masculina se le denomina “Andromania” o “Satiriasis”

 

¿Qué provoca la ninfomanía?

El funcionamiento sexual, la capacidad y el instinto están determinados biológica y psicológicamente tanto en el hombre como en la mujer y pueden ser modificados por varios factores:

La hipersexualidad es generalmente una manifestación de problemas psicológicos pero puede ser debida a padecimientos orgánicos.

 

¿Qué puede provocar la hipersexualidad orgánica?

La hipersexualidad orgánica se debe a lesiones en la zona límbica del encéfalo, por tumores o por accidentes angioencefálicos. En los monos, la extirpación bilateral de los lóbulos temporales-especialmente de las puntas que implican el hipocampo, el gancho del hipocampo y de las amígdalas, provoca una hipersexualidad extrema.





También en las epilepsias psicomotoras, la ninfomanía puede presentarse durante un episodio de convulsiones del lóbulo temporal vía la estimulación de las zonas mencionadas. Durante este estado se pueden cometer crímenes sexuales en un estado de automatismo o de fuga, después el o la paciente se encuentran amnésicos para el incidente.

Un caso llamativo es el síndrome de descontrol en el que la paciente presenta hipersexualidad (ninfomanía) con exceso de brutalidad física, dipsomania y con tendencia a tener accidentes, su causa es neurológica.

Algunas drogas como las anfetaminas, opiáceos y andrógenos pueden provocar aumento del deseo sexual en algunas mujeres.

Los cambios hormonales que experimentan durante sus reglas pueden ocasionar un aumento de la libido que en raros casos es muy intenso. Por ejemplo en la menopausia, la disminución fisiológica de los estrógenos resulta en un aumento relativo en adrógenos, lo provoca en ocasiones el cuadro.

 

¿Qué puede provocar la hipersexualidad psicógena?

La ninfomanía puede ser una manifestación secundaria transitoria de algunas enfermedades psiquiátricas, como pueden ser los estados psicóticos orgánicos, en la fase hipomaniaca de la psicosis maniaco-depresiva y en algunas esquizofrenias. En este estado los pacientes no tienen responsabilidad de los actos sexuales que cometen, aunque pueden estar completamente conscientes de lo que hacen.

Los trastornos de la personalidad como por ejemplo en los limítrofes, en la personalidad sociopática, la ninfomanía puede estar presente y ésta es de origen psiconeurótico.

En otros ocasiones puede deberse a causas emocionales, en donde hay una creencia equivocada de que la manera de tener afecto es a través de las relaciones sexuales, o solamente pueden comunicarse con personas del sexo opuesto mediante el contacto físico, por lo que las relaciones sexuales no tienen un fin de satisfacción sexual sino afectivo. Este intento de buscar afecto a través de las relaciones sexuales deja a la persona cada vez más insatisfecha y con mayor necesidad de llenar ese hueco emocional.

 

¿Cómo se manifiesta la ninfomanía?

La ninfomanía se manifiesta generalmente por el deseo compulsivo (neurótico) de tener cópula. El acto sexual se halla a menudo desprovisto de una satisfacción verdadera, de tal manera que, aunque el hombre parezca vigoroso éste puede ser impotente “orgásticamente” y la hembra “frígida”. De hecho algunos hombres con este problema refieren “es como estar orinando” y las mujeres refieren “tengo que hacerlo pero no siento nada”. Lo que ocasiona que siempre estén buscando vanamente la satisfacción y un “amor verdadero”.

En el acto sexual están presentes síntomas neuróticos vagos comúnmente, tales como inconformidad general con la vida, inquietud y concentración alterada.

 

Dr. Gustavo Castillo Ramírez

Dr. Rafael Villar Cuevas