Rubéola

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la rubéola?en directorio de enfermedades de la a-z de entorno medico

La rubéola es una enfermedad infecciosa transmisible, de evolución generalmente benigna. Sus efectos más llamativos y permanentes se pueden producir en el feto, si la infección se presenta durante el primer trimestre del embarazo. Las personas adultas presentan inmunidad activa si contrajeron la enfermedad durante la niñez. Esta inmunidad dura toda la vida.

¿Qué la ocasiona?

La infección se transmite por contacto directo con los enfermos, a través de gotitas o secreciones de las vías nasales y de la faringe.

El período de incubación de la enfermedad es de 14 a 23 días y se puede transmitir una semana antes del período de erupción y, por lo menos, cuatro días después que éste empiece. Dado que no siempre se presentan síntomas, es posible que una persona aparentemente sana transmita el virus.

Los lactantes con rubéola congénita eliminan grandes cantidades de virus en las secreciones faríngeas y en la orina y son una importante fuente de infección para sus contactos.

La rubéola se puede presentar en forma subclínica o asintomática en un 25 a 50% de los pacientes. El reservorio de esta enfermedad es el ser humano.

SÍNTOMAS

La enfermedad generalmente comienza con fiebre leve, dolor de cabeza, malestar general y, en ocasiones conjuntivitis y romadizo, esto en los adultos. En los niños, habitualmente se presentan pocos síntomas generales o bien no existen.

Al 5º día de iniciados esos síntomas, aparecen pequeñas y finas manchas rosadas difusas que pueden confundirse con sarampión o escarlatina. Se inician en la cara y, después de un día, se generalizan a todo el cuerpo, manteniéndose durante alrededor de tres días. El signo más característico de la enfermedad se presenta antes de la erupción, como ganglios hinchados detrás de la orejas y en la zona del cuello. En mujeres adultas se produce a menudo dolor o inflamación de articulaciones. Cuando se presenta el Síndrome de Rubéola Congénita (SRC), puede ocasionar una o más anomalías en el niño, como sordera, ceguera, malformaciones cardíacas y retraso mental, entre otras.

DIAGNÓSTICO

La rubéola se puede confundir con suma facilidad con el sarampión o la escarlatina. De ahí que sea necesario realizar estudios de laboratorio para diferenciarlas. Estas muestras se toman de las secreciones de la faringe o de sangre.

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

Lo recomendable es prevenir, por lo que hay que vacunar a los niños con la vacuna específica contra la rubéola. Esta se aplica al año de edad y se refuerza durante el primer año de Educación Básica con una vacuna Bivírica (contra Sarampión y Rubéola).

Las mujeres embarazadas deberán de evitar la exposición al virus, no teniendo contacto con personas enfermas, principalmente durante el primer trimestre del embarazo, ya que existe de un 80 a 90% de probabilidades de que el feto nazca con una malformación congénita, o se presente aborto espontáneo o muerte intrauterina.

El riesgo desciende a un 10% aproximadamente, si la embarazada se infecta en la semana 16; y es raro que se produzcan malformaciones si la infección se produce después de la semana 20.

El tratamiento farmacológico es sintomático y algunos médicos recomiendan el uso de antivirales para acortar el periodo de estado.

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736