Úlcera Péptica

INFORMACIÓN GENERAL

¿Qué es la úlcera péptica?en directorio de la a a la z de entorno medico

La úlcera péptica es una de las enfermedades más frecuentes. Y es una ulceración benigna aguda o crónica, conocida generalmente como úlcera gástrica. Una faceta muy particular de la enfermedad ulcerosa es su predilección por individuos de regiones con un alto nivel de vida contrastando con su ausencia o extremada rareza entre individuos de regiones subdesarrolladas.

¿Qué la ocasiona?

Desde el punto de vista anatómico, la úlcera péptica se caracteriza por una pérdida de sustancia, localizada siempre en mucosas que se encuentran en contacto directo con la secreción gástrica (siempre en mucosas clorhidropéptica). Esta ulceración llega hasta la capa muscular y puede llegar a perforar todas las capas del estómago.

Existe una serie de factores a los que podríamos denominar predisponentes, entre los cuales destacan los siguientes :

Es más frecuente entre las población urbana que en la rural.
Es mucho más frecuente entre directivos que entre trabajadores.
Es una enfermedad ligada al sexo, ya que la mayoría de las personas que la padecen son varones.
La edad en que con más frecuencia se observa está comprendida entre los 20 y 35 años.
Tienen un carácter hereditario muy marcado. En relación con el grupo sanguíneo, se ha podido comprobar que los individuos pertenecientes al grupo 0 son los más propensos a padecerla.
Se ha podido comprobar que pacientes con enfisema pulmonar, los cirróticos y determinados enfermos del páncreas padecen más la enfermedad que las personas normales.

La formación del ulcus péptico se puede producir tanto por un aumento de las causas agresoras como por una disminución de los mecanismos de defensa de la mucosa gastroduodenal.

Entre el 30% y 50% de estos pacientes puede curarse completamente de forma espontanea. En el resto, la evolución cíclica de la enfermedad puede prolongarse hasta los 60 ó 70 años de edad, en la que parece como que la curación fuera resultado del envejecimiento de la úlcera.
Determinados pacientes pueden presentar una serie de complicaciones en su úlcera péptica, tales como: La hemorragia, la perforación, la estenosis orgánica y, finalmente el que se torne maligna.

SÍNTOMAS

Es posible que no haya síntomas o estos sean vagos o atípicos. Pero por lo general el dolor se describe como ardoroso, tipo cólico, corrosivo, localizado en un área pequeña epigástrica cerca de la línea media y del xifoides. Pudiendo irradiarse a los rebordes costales, hacia la espalda y rara vez al hombro derecho. Es posible que se presente vomito de pequeñas cantidades de jugo gástrico muy ácido, acompañado de nauseas. La molestia suele ocurrir de 45 a 60 minutos después de las comidas y empeora conforme avanza el día y puede ser más intenso entre las 12 de la noche y las 2 de la madrugada.

Úlcera péptica hemorrágica. La hemorragia puede presentarse a cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 40 y 60 años.

Perforación de la úlcera péptica. La complicación más grave de la úlcera péptica es la perforación aguda. El mayor número de perforaciones se da en pacientes ulcerosos de 30 a 40 años de edad. Es mucho más frecuente en el hombre que en la mujer.

El síntoma más importante de una perforación es el dolor que presentan los enfermos. Pocas enfermedades existen que puedan provocar un dolor tan intenso como la perforación.

Estenosis orgánica por úlcera péptica. En las úlceras profundas, los fenómenos de inflamación perivisceral favorecen la formación de un tejido de cicatrización que puede llegar a estenosar el estómago o el duodeno.

En otras ocasiones, las úlceras gástricas graves pueden fraguar retracciones cicatriciales y circulares, produciéndose una verdadera biloculación gástrica.

Degeneración maligna de la úlcera péptica. Actualmente parece aceptarse que del 3% al 5% de las úlceras de localización gástrica pueden llegar a degenerar.

DIAGNÓSTICO

En úlceras crónicas se puede encontrar hemorragias, anemia hipocrómica y sangre oculta en heces. El análisis gástrico reporta ácido en todos los casos e hipersecreción gástrica basal y máxima de ácido clorhídrico en algunos.
Desde el punto de vista radiológico es posible demostrar el cráter de una úlcera.
La endoscopia es el medio por medio del cual se puede diagnosticar la úlcera, además de ser útil para encontrar duodenitis, o tomar muestras para biopsia.

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

El médico o especialista puede realizar un tratamiento verdaderamente eficaz. Este tratamiento tiene dos grandes vertientes: La médica y quirúrgica.

Tratamiento médico. Toda úlcera péptica simple, no complicada, debe tener un tratamiento exclusivamente médico. Las bases del tratamiento médico deben suprimir o disminuir la tensión nerviosa, inhibir o atenuar los factores agresivos, y aumentar en lo posible los factores defensivos. Así como llevar una dieta libre de irritantes (alcohol, tabaco, etc.).
El tratamiento farmacológico es a base de antiácidos, antagonistas del receptor H2 de histamina, el sucralfato o el omeprazol que inhibe la bomba de ácido en las células parietales.

Tratamiento quirúrgico. La úlcera péptica, complicada con hemorragias de repetición, estenosis pilóricas, así como la perforación aguda, deben ser tratadas, casi siempre, quirúrgicamente. Además de los pacientes que cumplan con los siguientes criterios: Brotes ulcerosos que respondan muy mal a un tratamiento médico bien dirigido; cuando los brotes ulcerosos ocasionen al enfermo pérdidas continuas en su trabajo habitual; en toda ulceración de localización antral y en las úlceras de localización gástricas que no cicatricen después de un tiempo prudencial (de 4 a 5 meses).

Cuando la técnica empleada tiene una indicación precisa, no existe, prácticamente, la recidiva de la úlcera. El resto de las complicaciones carece la mayor parte de las veces, de importancia, a excepción de los enfermos, operados, de gran personalidad neurótica.

Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736